Pasar al contenido principal

DigitalES Summit 2020: los retos de la competitividad tecnológica en España

El encuentro, organizado por DigitalES, analiza entre los días 8, 9 y 10 la situación de España en torno a la tecnología y las telecomunicaciones de la mano de los mejores y más reconocidos expertos. Por ahora, hay un consenso claro en defender una mayor financiación y fortalecer la colaboración público-privada.

El DigitalES Summit 2020 agrupa un plantel de expertos que protagonizan un programa repleto de debates en torno a la digitalización y que darán las claves de la transformación tecnológica en este evento. Desde su creación en 2017, DigitalES busca hacer de España un país más competitivo en el campo de lo digital, un terreno que ha adquirido mucho más valor si cabe tras los peores momentos de la pandemia en la que todo el mundo se percató de la necesidad de la conectividad.

Eduardo Serra Rexach, el presidente de la organización, ha inaugurado la tercera edición del encuentro incidiendo en tres ejes a tener en cuenta a partir de ahora: “Los réditos de lo que hagamos ahora vendrán en el largo plazo, lo que nos exige actuar con la mayor rapidez posible; la necesidad de la colaboración público-privada, pues no llevarla a cabo en medio de la globalización en la que vivimos es un tremendo desastre, y en tercer lugar la confianza y la seguridad, que las empresas tecnológicas sepan las condiciones en las que van a tener que desempeñar su trabajo en los próximos años. Tenemos las infraestructuras y el talento, la principal riqueza de las naciones a día de hoy”, puntualizó Eduardo Serra.

Dado que el PIB de España bajará entre un 10 y un 15% este año, algo que no ocurría desde la Guerra Civil, y que el paro puede alcanzar las siete millones de personas, la actuación debe ser urgente. “Es importante dar ayudas directas a quien lo necesita, pero más importante es ayudar a aquellos que pueden ofrecer un trabajo de por vida a quien no lo tenga”. Serra ha defendido que la gestión esté por encima de las ideologías y que algunas de las normas estipuladas en la Agenda España Digital 2025 tendrás que ser reescritas ya que “es imposible seguir como antes”. Además, ha añadido que las competencias digitales tienen que ir de la mano de las nuevas generaciones.

Tras la apertura del evento, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha comentado que  “no podemos dejar que algo como una pandemia nos vuelva a sorprender, tenemos que estar preparados, y ahí es donde juega un papel esencial la transformación digital”. El futuro de las grandes ciudades como Madrid pasa por dos ejes: sostenibilidad y digitalización. Por ello, tal y como ha explicado el edil madrileño, desde su Gobierno están intentado mejorar la relación entre los ciudadanos y la Administración, intentando que cualquier trámite o gestión se pueda llevar a cabo a través de un terminal móvil.

Aceleración de la transformación digital

Un diálogo en torno a la digitalización como elemento clave para la economía e impulsora de otros sectores ha juntado a Emilio Gayo, presidente en España de Telefónica, y Alejandro Beltrán, presidente en España y Portugal de McKinsey. La conversación, guiada por el segundo, ha dejado algunas referencias encima de la mesa. “Una de las cosas que hemos apreciado es que gente de todas las edades se está incorporando a la digitalización. Estos meses en los que todo se ha acelerado hemos avanzado al equivalente de dos o tres años”, ha explicitado el representante de Telefónica.

Las repercusiones laborales de la implantación de la tecnología también han sido tratadas: “Hay que quitarse el miedo a la digitalización, porque crea más puestos de trabajo que los que destruye. Estimamos que hasta la mitad de las actividades actuales podrán ser automatizadas, pero el balance será favorable en la creación de puestos de trabajo dadas las nuevas necesidades que traen consigo”, dijo Gayo, que también añadió: “El sector de las telecomunicaciones es un factor habilitante para el desarrollo del país, una importancia que se ha hecho patente durante este periodo. Apostar por la telecomunicación es invertir en muchos otros sectores, pues por cada euro destinado a este ámbito se crean otros tres al final de la cadena”.

Una inversión necesaria

‘Reconstruir la competitividad española a través de la tecnología’ ha sido el título de la siguiente mesa de debate en este congreso 2020 de DigitalES. En ella se han reunido personajes de gran calado en el mundo de las telecomunicaciones que han diseccionado la situación general de España y qué se puede hacer para mejorarla. La conversación ha estado comandada por Alicia Richard, directora general de DigitalES, quien ha ido lanzando cuestiones diversas a los participantes sobre el presente y futuro que espera al sector. Luis Abad, CEO de Altran, ha comenzado diciendo que, “incluso dejando fuera todos los nuevos modelos de negocio que se crearán, el impacto y eficiencia que tiene el aplicar las nuevas tecnologías a una situación existente ya es increíble. Si combinamos la alta velocidad del 5G con la posibilidad de conectar masivamente a la red cualquier tipo de dispositivo y lo aplicamos a la industria, sí que se puede generar una revolución”.

Al mismo tiempo, Abad también se ha referido a la atracción de inversión para posibilitar la creación de empleo de calidad. “La inversión es alérgica a la incertidumbre y necesitamos que las administraciones públicas también apuesten por ella. Por eso, debemos tener un marco regulatorio estable. Además, la formación también es clave. Tenemos mucho talento tecnológico y no tenemos nada que envidiar a otros países, pero si queremos transformar el mundo sabiendo que la tecnología lo hace más sostenible e igualitario, los jóvenes tienen que apostar por carreras del sector”.

César Cid, CEO de Arca, se ha referido a los cambios producidos a consecuencia de la pandemia que habría que aprovechar, como lo que ha supuesto para el e-commerce, el teletrabajo y el Internet de las Cosas junto a la automatización de los procesos. Al mismo tiempo, también se ha referido a la Estrategia Digital España 2025, apuntando alguno de sus puntos clave: “La conectividad 100%, en la que según el DESI 2020 España está bien colocada. Sin embargo, ocupamos el puesto 11 en Europa, pese a que somos el tercero que más ha subido en los últimos cinco años. Si queremos reconstrucción, las redes son las autopistas de antes, así que no hagamos aeropuertos sin aviones”. El 5G, donde la conectividad pasa de las personas a las cosas; el mundo de las redes, y el debate entre redes públicas o privadas han sido otros de los aspectos que también ha tratado Cid.

La formación será clave

En opinión de Fernando Ruíz, CEO de Deloitte, la situación se reduce a convertir la crisis en una oportunidad: “Las dos líneas de inversión ya las ha marcado la UE: la transformación digital y la ecológica. En cuanto a la primera, hemos demostrado que hemos sido uno de los mejores países en responder al confinamiento desde el plano de las telecomunicaciones. Ahora hay que poner en marcha planes de transformación digital que nos permitan estar a la vanguardia”. El CEO de Deloitte también ha incidido en la necesidad de atajar los dos grandes elementos generadores de desigualdad: la educación y la sanidad. “Tenemos que dar la formación necesaria para este cambio que se está generando tan rápido para que nadie se quede fuera de él”, ha rematado Ruíz.

La confianza y la seguridad en las aplicaciones tecnológicas ha sido tratada por Ángeles Delgado, presidenta de Fujitsu. “Si pensamos en los 45.000 millones de objetos conectados a la red y que la inteligencia artificial empieza a estar distribuida en dispositivos locales y embebida en apps, generar un sistema de confianza se torna imprescindible”, dijo Delgado, recalcando que “este es el momento más apasionante que hemos vivido en el sector tecnológico”.

Ir más allá de las urgencias planteadas

Tres pasos serían fundamentales en todo el desarrollo: estar preparados realmente para lo digital esbozando planes de contingencia y un amplio acceso a los dispositivos; transformar el ‘core’ del negocio, intentando reinventar el sector y permitiendo experiencias hiperpersonalizadas, y en tercer lugar transitar hacia un modelo de negocio de ecosistemas. Todo ello aderezado con una visión holística de las pymes.

Horacio Morell, presidente de España, Portugal, Grecia e Israel de IBM, ha añadido que “no debemos conformarnos con haber dado una buena respuesta a las urgencias planteadas, sino que tenemos que ir más allá, hacer las empresas más fuertes, lo que requiere de una estrategia ambiciosa y que priorice la toma de decisiones”. Teniendo claro que los ámbitos de aplicación afectarán tanto al entorno interno de la propia empresa como al conjunto de la sociedad, el representante de IBM ha defendido un trabajo conjunto entre las diferentes administraciones y el sector empresarial.

Preguntado por el factor humano de la digitalización, Morell ha respondido basándose en dos áreas principales. Respecto a la capacitación profesional, la previsión es que en tres años habrá 120 millones de personas que tengan necesidades de formación, un hecho que habría que atajar lo antes posible, mientras que también hay que gestionar la necesidad de crear una sociedad digital de confianza, para que los procesos sean seguros y privados con la debida protección y transparencia al respecto (Foto: DigitalES).