Pasar al contenido principal

¿Qué hay que saber de la Agenda España Digital 2025?

La Agenda España Digital 2025 es un plan global para avanzar de modo irreversible hacia la transformación digital del país. Según el gobierno, esta transformación será una palanca fundamental para relanzar el crecimiento económico y reducir la desigualdad.

Con este plan el gobierno quiere dar un impulso definitivo a la conectividad digital, al despliegue del 5G, al refuerzo de la ciberseguridad, la digitalización de la Administración y de las empresas -en particular las pymes- y la producción audiovisual, así como a la economía del dato y la Inteligencia Artificial. Todo ello promoviendo la garantía de los derechos digitales de la ciudadanía.

La implementación de las medidas previstas se hará con la colaboración público-privada y con la participación de todos los agentes económicos y sociales del país. Para facilitarla se ha previsto una inversión pública de 20.000 millones de euros en el periodo 2020-2022, que se apoyará en los nuevos instrumentos comunitarios de financiación del Plan de Recuperación Next Generation. Adicionalmente, el sector privado aportaría unos 50.000 millones de euros, en un escenario moderado de despliegue de las medidas.

La Agenda España Digital 2025 incluye medio centenar de medidas agrupadas en 10 ejes estratégicos. Veamos a continuación cuáles son los objetivos dentro de cada eje y qué acciones se plantean para conseguirlos.

Superar la brecha digital

La Agenda España Digital 2025 pretende conseguir una conectividad digital adecuada para toda la población y hacer que desaparezca la brecha digital entre zonas rurales y urbanas. El objetivo es que el 100% de la población tenga cobertura con más de 100 Mbps frente al 89% actual.

Para hacerlo posible se articulará un Plan de conectividad digital con dos líneas destacadas: la conectividad para la vertebración económica, social y territorial y el fomento de uso de las redes con la posible creación de bonos de conectividad social destinados a los colectivos más vulnerables.

Otras medidas en este ámbito son el impulso de una Ley General de Telecomunicaciones, como transposición de una directiva europea, y de un Plan de Atracción de Infraestructuras Digitales Transfronterizas. Estas infraestructuras refuerzan la conectividad del país a nivel internacional y, a la vez, son potentes revulsivos económicos en las regiones donde se implantan.

Despliegue del 5G

La Agenda España Digital 2025 quiere consolidar el liderazgo de España en el despliegue de esta tecnología, incentivando su contribución al aumento de la productividad económica, al progreso social y a la vertebración territorial. La meta es que para dentro de 5 años el 100% del espectro radioeléctrico esté preparado para el 5G. Hoy lo está el 30%.

Para ello se propone una ambiciosa batería de medidas: la liberación del segundo dividendo digital en 2020; la asignación de las bandas de frecuencias prioritarias demandadas para 5G en 2021; una convocatoria de nuevos proyectos piloto 5G; una propuesta de normativa de ciberseguridad para 5G; el desarrollo de corredores de transporte 5G, y la preparación del terreno para el futuro estándar 6G.

Competencias digitales

Reforzar las competencias digitales de los trabajadores y del conjunto de la ciudadanía es otro de los grandes objetivos. En 2020 las personas con competencias digitales básicas constituyen el 57% de la población. Para 2025 se quiere elevar este porcentaje al 80%.  

Este apartado incluye también la reducción de las distintas brechas en competencias digitales incluida la de género, con especial incidencia en dos ámbitos: el educativo y el laboral. Como instrumentos principales, se cuenta con el programa Educa en Digital; un Plan Nacional de Competencias Digitales, que incluye actuaciones por parte de todos los departamentos ministeriales, y un Plan de Digitalización en el ámbito universitario.

Ciberseguridad

El primer objetivo en este ámbito es mejorar la capacidad española en ciberseguridad, tanto para beneficio de la ciudadanía como para las empresas. La meta para 2025 es que haya 20.000 nuevos especialistas en ciberseguridad y, por extensión, en datos y en Inteligencia Artificial. De este modo se quiere estimular la creación de un ecosistema empresarial en este sector.

Las medidas previstas en la Agenda España Digital 2025 son diversas: desde el establecimiento de una línea de ayuda pública en ciberseguridad hasta la implantación de un Centro de Operaciones de Ciberseguridad, pasando por una serie de programas y campañas de concienciación, inversión y mejora en este campo.

Digitalización de la Administración

Impulsar la digitalización de las Administraciones Públicas es un objetivo complejo y de largo recorrido que también está incluido en la Agenda. Se prevé que para 2025 la mitad de los servicios públicos estén disponibles en una aplicación para el móvil. A día de hoy el porcentaje se sitúa en el 10%. A pesar de ello España figura entre los países más avanzados de la UE en cuanto al desarrollo de la administración electrónica.

Para 2025 se quiere ir aún más allá, personalizando los servicios públicos digitales, simplificando al máximo la relación del ciudadano con la Administración e integrando todos los niveles administrativos en un mismo esquema.  Se pretende hacerlo posible con la actualización de la carpeta ciudadana; la accesibilidad multiplataforma de los servicios públicos; un sistema centralizado de notificaciones electrónicas y de interconexión de registros, y la mejora de las infraestructuras y el marco regulatorio de este ámbito.

Digitalización empresarial

Acelerar la digitalización de las empresas, con especial atención a las microempresas, pymes y startups, es otra gran línea de actuación prevista en la Agenda España Digital 2025. Hoy la contribución al comercio electrónico por parte de las pymes es inferior al 10%. En el horizonte 2025 se espera que pueda llegar al 25%.

El Plan de Impulso a la Digitalización de pymes es un instrumento fundamental para lograrlo. Otro es la Oficina Nacional de Emprendimiento (ONE) que se constituye en una plataforma virtual que deberá servir de referente a PYMEs, autónomos y empresas de nueva creación en todo lo referente a la transición digital. Igualmente, se prevé una ley específica para las startups y distintos programas de apoyo simultáneo al emprendimiento y a la digitalización.

Cambio de modelo productivo

La digitalización es un factor determinante para cambiar el modelo productivo y así lo contempla la Agenda. Concretamente, se trata de impulsar proyectos tractores de transformación sectorial que generen efectos estructurales. Por ejemplo, la reducción de un 10 % de las emisiones CO2 por efecto de la digitalización.

Los sectores con un mayor potencial de transformación son: el agroalimentario, el sanitario, la movilidad, el turismo, y el comercio. Por esta razón se impulsarán planes y proyectos específicos para cada uno de ellos.

Sector Audiovisual

Mejorar el atractivo de España como plataforma europea de negocio, trabajo, e inversión en el ámbito audiovisual es otro aspecto clave dentro de la Agenda. Aquí el objetivo es conseguir un 30% de aumento de la producción audiovisual en España para el 2025 respecto al nivel actual.

Para ello se plantean dos grandes instrumentos. Por una parte, el impulso a la Ley General de Servicios de Comunicación Audiovisual y, por otra, la realización del Plan Spain Audiovisual Hub, cuya misión es reforzar la competitividad de la producción audiovisual española y su internacionalización.

Economía de datos

Actualmente las empresas españolas que utilizan la Inteligencia Artificial y el Big Data son menos del 15%. La Agenda España Digital 2025 establece como objetivo doblar este porcentaje en cinco años. Más a largo plazo, plantea convertir España en referente en este ámbito y lograr, además de un impacto económico positivo, el desarrollo de un marco ético y jurídico en el marco de la IA.

La Agenda anuncia medidas en este sentido, como la elaboración de una Estrategia Nacional de Inteligencia Artificial; la creación de una Oficina del Dato responsable de garantizar la buena gobernanza en el uso de los datos públicos; y el impulso de un consejo asesor de inteligencia artificial que trabajará para el gobierno.

Finalmente, pero no menos importante, se trabajará para que España desempeñe un rol activo en los espacios compartidos de la European Cloud Federation con el fin de potenciar un espacio ibérico, junto a Portugal, que impulse el desarrollo de tecnologías avanzadas de computación de datos.

Derechos de la ciudadanía

Garantizar los derechos de la ciudadanía en el nuevo entorno digital es el punto número 10 de esta Agenda. En este ámbito, a diferencia de los anteriores, no se plantean objetivos numéricos.

Se propone elaborar una Carta de Derechos Digitales, que formule con un lenguaje actual y accesible los derechos de la ciudadanía y de las empresas en el nuevo entorno, eliminando incertidumbres sobre la interpretación de determinados principios.

Una iniciativa paralela es Digital Future Society, proyecto impulsado por el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital del Gobierno de España y Mobile World Capital Barcelona, para construir un futuro más justo e inclusivo en la era digital, mejorando el impacto de la tecnología en la sociedad

Cómo garantizar la colaboración

La amplitud y complejidad de las actuaciones previstas en la Agenda España Digital 2025 requiere de la colaboración de todos los agentes involucrados, que son además numerosos. Por esta razón, el gobierno de España creará un consejo público-privado que facilite el diálogo y participación multisectorial de los agentes relevantes para la transición digital del país: el Consejo Consultivo para la Transformación Digital (Foto: Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital).