Pasar al contenido principal

La Europa digital del futuro toma forma

La Comisión Europea anunció hace unos meses una ambiciosa estrategia digital que ha plasmado en un documento: ‘Shaping Europe’s Digital Future. En él desvela una serie de medidas para alcanzar una sociedad europea impulsada por soluciones digitales vinculadas a los valores democráticos y al servicio de la vida de las personas.

La presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, ha establecido como una de las directrices básicas de su mandato lograr que Europa lidere la transición hacia el nuevo mundo digital en un planeta mejor. Para von der Leyen, la transición digital y la ecológica deben formar parte de una misma estrategia.

Shaping Europe’s Digital Future’ es un documento que traza las líneas maestras de esta estrategia poniendo en el centro a las personas.  En su introducción se afirma que “cada ciudadano, cada empleado, cada empresario, debe tener una oportunidad justa, donde sea que viva, para recoger los beneficios de una sociedad cada vez más digitalizada”.

Con este fin, durante los próximos cinco años la Comisión se ha planteado desarrollar la transición digital en tres grandes ámbitos: tecnología para las personas; economía competitiva y justa; y sociedad abierta, democrática y sostenible. Cada uno de estos tres ámbitos incluye una serie de medidas clave.

Tecnología para las personas

Las TIC deben marcar la diferencia en la vida de las personas. Para ello ‘Shaping Europe’s Digital Future’ propone un gran plan para mejorar para mejorar las competencias digitales de la población en todos los niveles educativos. El refuerzo de las habilidades digitales se orienta especialmente a jóvenes y a trabajadores.

Otro ámbito preferente de actuación es la conectividad con medidas como: la revisión de la Directiva de reducción de costos de banda ancha; la actualización del Plan de acción de 5G y 6G; la armonización del espectro radioeléctrico, o el establecimiento de corredores 5G para la movilidad autónoma y conectada.

También se incluye una estrategia europea de ciberseguridad, con el establecimiento de una unidad conjunta de ciberseguridad y la revisión de la Directiva para garantizar un elevado nivel de seguridad de las redes y los sistemas de información. Además, se impulsará un mercado único de ciberseguridad.

Otras acciones clave en este ámbito se focalizan en el desarrollo de capacidades punteras en inteligencia artificial (IA), computación cuántica, supercomputación y blockchain. Para el último trimestre de 2020 se prevé la publicación de un Libro Blanco sobre IA.

Economía competitiva y justa

En este ámbito ‘Shaping Europe’s Digital Future’ se centra en una estrategia europea para hacer de la UE un líder mundial en la economía de datos y anuncia un marco legislativo para la “gobernanza de los datos”. La Comisión seguirá explorando, en el contexto de la Ley de Servicios Digitales, reglas ex ante para asegurar que los mercados caracterizados por grandes plataformas sigan siendo justos y para que las empresas innovadoras y los nuevos actores en el mercado puedan participar sin trabas.

También se propone un paquete de estrategia industrial con una serie de acciones para facilitar la transformación hacia unas industrias europeas más limpias, circulares, y digitales, reforzando así su competitividad a nivel mundial. En este cometido se incluye a las pymes.

Asimismo, se contempla la creación de un marco para permitir unas finanzas digitales más competitivas y seguras. Este marco deberá incluir propuestas legislativas específicas sobre criptoactivos y operatividad digital en el sector financiero y una estrategia hacia un mercado de pagos integrado de la UE.

Otros aspectos que considerar en el ámbito económico son los retos fiscales derivados de la digitalización y una nueva agenda para que los consumidores puedan tener un papel más activo en el nuevo escenario digital.

Una sociedad abierta, democrática y sostenible

Para este fin, la estrategia de la CE sugiere reglas nuevas para profundizar en el mercado interno de servicios digitales, armonizando las responsabilidades de las plataformas y proveedores de servicios de información en línea, y reforzando su supervisión.

Aboga también por un plan de acción para la democracia europea. El objetivo es mejorar los sistemas democráticos, apoyando el pluralismo mediático y abordando las amenazas externas de intervención en elecciones europeas.

Otra propuesta, en este caso de marcado signo ambiental, es una iniciativa de electrónica circular que asegure que los dispositivos estén diseñados para ser duraderos y para facilitar su mantenimiento, desmantelamiento, reutilización, reciclaje, o reparación, evitando su obsolescencia prematura.

Para 2030 se pretende que los centros de datos sean de alta eficiencia energética y reduzcan sus emisiones. Los operadores de estos centros deberán responder con transparencia sobre su impacto ambiental.

También se consideran en este ámbito medidas para acelerar la transformación digital del sector mediático y audiovisual; un desarrollo del modelo digital de la Tierra  para el análisis del medio ambiente; un sistema europeo compartido de datos sobre la salud de los ciudadanos; y la promoción de identidades digitales seguras para todos.

Reforzar el papel global de la UE

Con el desarrollo de toda esta serie de acciones se pretende que la UE refuerce su papel internacional como referente de la transformación digital. En este sentido ‘Shaping Europe’s Digital Future’ apunta el ejemplo de que muchos países del mundo están alineando su legislación con la europea en el caso del régimen de protección de datos. Este ejemplo debería repetirse en otros ámbitos.

Europa, sostiene el documento, debe aportar su experiencia y capacidad a una estrategia de cooperación global internacional que, a la vez, debe relacionarse con la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible Para 2021 se prevé lanzar una Estrategia Global de Cooperación Digital vinculada a la política exterior de la UE.

Otras acciones clave para reforzar el papel global de la UE son la creación de un hub mundial para el desarrollo digital, con la colaboración la industria y la sociedad civil, y la promoción de una estrategia de estandarización e interoperabilidad de acuerdo con las normas europeas (Foto: servicio gráfico de la Comisión Europea).