Pasar al contenido principal

Sara Rodríguez, coordinadora del GT e-salud del COIT

"La Ingeniería de Telecomunicación liderará el reto de la salud digital"

Categoría Actualidad

 

Desde hace unas semanas, Sara Mª Rodríguez ocupa el puesto de coordinadora del Grupo de Trabajo (GT) de e-salud del COIT. Hemos pensado que es una buena ocasión para lanzarle algunas preguntas sobre el papel de los Ingenieros de Telecomunicación en este campo de actividad y las futuras del GT.

¿Cuál serían ahora mismo el objetivo básico del grupo de trabajo de e-salud y su prioridad más inmediata?

El objetivo básico del GT de e-salud es mejorar al máximo el posicionamiento de la ingeniería de telecomunicación en el campo de la salud.  Para ello es fundamental detectar necesidades y dar a conocer las oportunidades que se están abriendo en estos momentos. Tenemos la suerte de ser un grupo muy rico, con grandes profesionales que están trabajando en ámbitos muy diversos y que conocen de primera mano las carencias y los puntos fuertes de los ingenieros de telecomunicación.

Nuestra prioridad a corto plazo es reforzar nuestro papel en el área sociosanitaria y apoyar a todos los compañeros que estén interesados en este campo. Estamos trabajando para poder tener una comunicación más abierta, tanto para informar de las acciones que se realizan como para escuchar todas las ideas que estamos seguros que están fluyendo.

¿En qué medida la pandemia da una relevancia especial a la e-salud? 

La aportación de la Ingeniería de Telecomunicación a la salud y el bienestar de las personas ha dado respuesta a las necesidades de la sociedad en cada momento de la historia. La crítica situación sociosanitaria que estamos atravesando ha puesto de manifiesto la importancia de la tecnología para garantizar la atención al paciente y ayudar a la sostenibilidad del sistema sanitario. Son muchos los retos que se abren de cara a futuro. Estamos en el principio de un camino en el que solo hemos dado unos tímidos pasos, pero en el que salud y tecnología han de avanzar de la mano.

Después de haber integrado el concepto e-salud (eHealth) ahora se habla más que nunca de mHealth. ¿Hay demasiadas expectativas en este campo o realmente es el futuro?

La tendencia actual es que todas las tecnologías adquieran características de movilidad, lo que nos llevará a una salud ubicua, a la que podremos acceder desde cualquier lugar y a cualquier hora. El abaratamiento de los dispositivos y las nuevas posibilidades de conexión harán que sea claramente una importante línea de desarrollo, pero será solo una pequeña parte de las enormes posibilidades que se abren en salud digital.

¿De qué modo pueden llegar a transformar la medicina tecnologías como la inteligencia artificial? 

Es difícil responder en unas líneas a esta pregunta. Me quedo con algunas de las conclusiones recientes del subgrupo de Tecnologías de la Información y Comunicación de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) que se pueden aplicar de forma general: "La Inteligencia Artificial va a cambiar la forma de trabajar”.

Entre las futuras aplicaciones de la Inteligencia Artificial, además de la medicina de precisión, señalan el razonamiento clínico digital, los data lakes sociosanitarios, la eficiencia en el tiempo de atención clínica y la medicina exponencial, es decir, atender a más pacientes con menos recursos, aprovechando que la tecnología se encarga de los procesos mecanizables.  

¿Qué papel deben tener los Ingenieros de Telecomunicación en la digitalización de la medicina? 

Somos una pieza clave del engranaje. La atención sociosanitaria está afrontando una revolución en la que muchos elementos tenemos que trabajar juntos. Hoy en día, con la acuciante necesidad de disponer de sistemas sociales y sanitarios equitativos y sostenibles, la aplicación de las TIC se muestra como la única alternativa. Pocas profesiones han tenido un impacto tan directo y tan reconocido sobre los cambios sociales de las últimas décadas.

La Ingeniería de Telecomunicación está llamada a liderar la aplicación de las nuevas tecnologías ante el reto de la salud digital, aportando un enfoque dinámico y flexible para adaptarse a las necesidades y características de la población, sus modos de vida y sus contextos socioculturales, económicos y políticos.