Pasar al contenido principal

Folding@Home, el poder de computación contra el coronavirus

Folding@home es una iniciativa de computación distribuida en la que participan centenares de miles de personas y empresas de todo el mundo de forma voluntaria para poder avanzar en la investigación de distintas enfermedades. Desde la irrupción de la pandemia, esta iniciativa también se ha enfocado hacia la lucha contra el COVID-19.

Una de las empresas que ha puesto su capacidad de cómputo al servicio de folding@home en su investigación sobre el coronavirus es Telefónica. En concreto, la compañía ha ofrecido un total de 107 servidores con una capacidad de procesamiento de 3.552 CUPs (Unidad Central de Procesamiento en el servidor) en Alemania, Argentina, Brasil, España, Uruguay, México y Reino Unido. En conjunto estos servidores constituyen un verdadero macro ordenador capaz de tratar enormes cantidades de datos.

“Todo empezó a principios del pasado mes de marzo cuando un empleado de Telefónica Alemania, que estaba utilizando su capacidad de cómputo a nivel personal para folding@home, sugirió que la empresa podría poner la capacidad de cómputo vacante en aquel país a disposición de la misma iniciativa, y así se hizo”, explica Cayetano Carbajo, director de Transporte, Núcleos de Red y Servicios de Telefónica SA.

“Entonces pensé que sería muy positivo que esta cooperación se extendiera a otros países donde está presente nuestra operadora y por esta razón empezamos a trabajar en este sentido”, dice Carbajo, además de reseñar que la cooperación podría mantenerse todo el tiempo que sea necesaria: “aunque en principio está condicionada por nuestra capacidad de cómputo vacante, lo cierto es que siempre solemos tener capacidad disponible en algun lugar u otro y en consecuencia no habría fecha de caducidad”.

“Existe un ranking en folding@home sobre las personas y organizaciones comprometidas con la iniciativa y entre los más de 270.000 participantes, Telefonica se sitúa en el número 300 aproximadamente”, destaca Cayetano Carbajo.

Anton Thynell, jefe de Comunicaciones y Colaboraciones en folding@home, ha señalado al respecto: "consideramos muy importante que Telefonica esté colaborando en nuestro proyecto en la lucha contra el coronavirus. Juntos somos más fuertes".

En busca de un tratamiento 

Por su parte, Enrique Blanco, director de Tecnología e Información de Telefónica recuerda que “a lo largo de su historia, la compañía ha vivido situaciones de crisis en distintos momentos y en diversos países. Y sabemos que en tiempos de crisis las redes y herramientas de comunicación resultan aún más cruciales de lo habitual. Por ello, nos hemos sumado a este proyecto ofreciendo nuestros recursos tecnológicos y conocimientos para apoyar la investigación para paliar los efectos del coronavirus”.

Tal como pone de relieve Enrique Blanco, folding@home no busca lograr una vacuna, sino establecer un tratamiento efectivo contra la enfermedad. Para este fin realiza simulaciones de la dinámica de las proteínas del virus. “Este tipo de estudios -apunta Cayetano Carbajo- son de los que más capacidad de computación consumen”. Este trabajo también podría ser realizado por supercomputadores pero Cayetano Carbajo recalca que “son muy caros y poco disponibles porque no hay muchos”. 

La ventaja de la computación distribuida que realiza folding@home es que permite acercarse a la capacidad de los supercomputadores. “Esto es posible porque los cálculos se rompen en bloques pequeños y cada uno se da a los ordenadores que están en red, y cuando ya los han ejecutado se recomponen y se obtiene el resultado final”, detalla Carbajo.

Dos décadas de investigación médica

Folding@home surgió en el año 2000 a iniciativa de la Escuela de Medicina de St. Louis de la Universidad de Washington (EE.UU.). Desde entonces ha estado destinando los recursos informáticos de sus participantes en la investigación del Alzheimer, de distintos tipos de cáncer y de enfermedades neurológicas e infecciosas, principalmente.

Muchas de estas investigaciones tienen como objeto de estudio las proteínas, porque están formadas por cadenas lineales de aminoácidos que, en muchos casos, se "pliegan" espontáneamente en estructuras compactas y funcionales. La organización y el movimiento de los componentes de una proteína determinan su función. 

Los virus tienen proteínas que usan para suprimir el sistema inmunológico y reproducirse.  En el caso del COVID-19, la iniciativa folding@home investiga cómo funcionan las proteínas virales con el fin de diseñar terapias para frenarlas.

Más allá de los servidores, Telefónica ha alentado a sus empleados a participar con folding@home a título individual. “Hay muchas personas en la compañía con un conocimiento técnico muy válido que pueden colaborar de forma privada”, indica Cayetano Carbajo. Y añade: “por la misma razón también animo a mis compañeros, a todos Ios Ingenieros de Telecomunicación, a que impulsen esta investigación con la capacidad de cómputo de la que puedan disponer”.

En su opinión, “folding@home es una iniciativa pequeña, pero significativa, en el contexto más amplio del papel que han tenido las telecomunicaciones durante la pandemia y que ha permitido mantener el contacto entre las personas y dar continuidad a la actividad económica con el teletrabajo”

(Foto: ICS/Depositphoto).