Pasar al contenido principal

El perfil más social del Blockchain

El Consejo Europeo de Innovación (EIC) ha premiado distintos proyectos de Blockchain orientados al bienestar social. Las soluciones ganadoras proponen aplicaciones de esta tecnología para ámbitos tan diversos como el comercio justo, las ayudas a las víctimas de catástrofes, o la energía renovable, entre otros.

El objetivo del Premio del Consejo Europeo de Innovación es reconocer y apoyar los esfuerzos realizados por los desarrolladores y la sociedad civil en la exploración de aplicaciones Blockchain para la innovación social. Los premiados han recibido un total de 5 millones de euros. A continuación, os destacamos una breve reseña de cada uno de los proyectos ganadores por ámbito temático

Contenido de calidad

La compañía holandesa ha desarrollado el ‘sello de tiempo’ (timestamp) WordProof, una tecnología capaz de probar la autenticidad de una información y hacer que esta sea verificable. En última instancia, esto comporta una mayor confianza en el contenido de Internet.  Con los sellos de tiempo, los propietarios de los contenidos pueden demostrar que no manipularon su contenido, y el historial de los cambios efectuados se vuelve verificable tanto para los humanos como para las máquinas.

Trazabilidad y comercio Justo

La empresa social británica Project Provenance ha desarrollado una plataforma para permitir a las empresas demostrar su impacto social a través del incremento de la transparencia sobre las cadenas de suministro que hay detrás de sus negocios y productos. La plataforma funciona con open data y con Blockchain. Recopila y permite compartir información clave de los productos y su procedencia de forma segura, fiable y accesible. La empresa plantea esta posibilidad como un factor de diferenciación positivo en el mercado.

Inclusión financiera:

 GMeRitS (‘Generalised Merits for Respecte and Social Equality’) es una iniciativa plurinacional (Finlandia, España e Italia) que está llevando a cabo experimentos a gran escala con estructuras económicas alternativas que permitan organizar la sociedad de otro modo. El objetivo principal que persigue GMeRitS es que la economía ofrezca a la humanidad la posibilidad de trabajar más eficientemente, ahorrar recursos escasos y compartir nuevos inventos.

Ayuda y filantropía

El proyecto UnBlocked Cash OXBBU (de la organización irlandesa Oxfam y la empresa francesa Sempo) es pionero en el desarrollo de un modelo descentralizado para abordar el reto mundial de prestar ayuda internacional a los afectados por desastres de manera más eficiente, transparente y sostenible. Esta innovación coloca a las personas afectadas por el desastre y a sus comunidades en el centro de la toma de decisiones y aborda el desafío de vincular a las instituciones y los individuos de forma directa con aquellos a quienes quieren ayudar.

Conflictos de consumo

CKH2020 es una plataforma para la resolución de conflictos de consumo en el comercio electrónico o en la economía colaborativa. Está relacionada con Kleros, un protocolo de resolución de disputas en línea de código abierto que utiliza el Blockchain para resolver las disputas de forma justa.

Su desarrollo está coordinado por Coopérative Kleros, sociedad cooperativa de interés colectivo constituida en Francia. Blockchain garantiza que ninguna de las partes pueda manipular las pruebas ni la selección del jurado y que los fallos se apliquen automáticamente mediante contratos inteligentes.

Energía descentralizada

PROSUME es una plataforma italiana que proporciona un mercado digital descentralizado y autónomo para el comercio de energía entre iguales. Su objetivo es integrar a los prosumidores -consumidores que también son productores de energía renovable- en el sector energético hasta ahora altamente monopolizado por los agentes que trabajan con combustibles fósiles

Gran éxito de participación

La convocatoria del Premio del Consejo Europeo de Innovación se abrió en mayo de 2018 y se cerró en septiembre de 2019. Se recibieron 176 solicitudes de 43 países (19 de ellos de fuera de la UE). Los premios se concedieron en julio de 2020. En cuanto a las categorías de solicitantes, el 80% eran empresas de nueva creación y pymes. El 20% restante se repartía entre un 10% de las propuestas procedían de particulares y un 10% de instituciones. En este último caso, se incluían universidades, pero también otras como Cruz Roja, Oxfam, y diversas fundaciones.

Casi la mitad de los ámbitos cubiertos por las candidaturas seleccionadas están relacionados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas. María Gabriel, Comisionada para la Innovación, Investigación, Cultura, Educación y Juventud, elogió los proyectos señaló tras la concesión de los premios que: “las soluciones propuestas muestran cómo el Blockchain puede crear un cambio social positivo apoyando el comercio justo, aumentando la transparencia en los procesos de producción y el comercio electrónico y contribuyendo a la inclusión financiera mediante la exploración de la descentralización económica” (Foto: ICS/Depositphoto).