Pasar al contenido principal

El COIT entrega el Premio Pioneras_IT 2020 a María Jesús Prieto-Laffargue

Categoría Actualidad

Este galardón otorgado por el Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación (COIT) ha recaído en María Jesús Prieto-Laffargue (Salamanca, 1945). La ceremonia de entrega del premio se ha realizado en formato online. Tanto Marta Balenciaga, decana-presidente del COIT, como Alexia Rodríguez, coordinadora del Grupo de Trabajo Mujer_IT del COIT, y Nadia Calviño, ministra de Asuntos Económicas y Transformación Digital, coincidieron en la importancia de divulgar y poner en valor el trabajo desempeñado por las mujeres dentro del sector. “Todavía no somos las suficientes y tenemos que romper ese techo de cristal que con mucho esfuerzo cada vez empieza a ser más frágil”, comentó Balenciaga al inicio del acto.

La decana-presidente del COIT también comentó que la mirada de la mujer aporta un valor añadido que se complementa con el de sus compañeros ingenieros: “Sabemos escuchar mejor y empatizamos más, tenemos una visión más humana y reflexiva del mundo, y estas características serán primordiales a la hora de transitar a la sociedad de los cuidados, el estado de bienestar pleno y la condición total a la que nos dirigimos”.

De esta forma, el Grupo de Trabajo Mujer_IT, en el que 25 colegiados, hombres y mujeres, visibilizan la presencia de la mujer en el sector, crearon este premio para recordar a aquellas mujeres que hace más de 50 años abrieron un camino para las que llegarían después. “El talento femenino, en nuestra profesión, se encuentra en sectores y disciplinas muy diferentes, y eso es lo que queremos dar a conocer”, tal y como expresó Alexia Rodríguez, la coordinadora del Grupo de Trabajo.

Marta Balenciaga entregó el premio Pioneras_IT 2020 a María Jesús Prieto-Laffargue, no sin antes recalcar “su inquietud por descubrir nuevas cosas, por investigar, por estar a la última de los avances tecnológicos”.

“¿Pionera yo? Sí, efectivamente. Mi trayectoria vital ha estado marcada por un esfuerzo constante, voluntad, incluso ha quebrado tradiciones familiares, sociales y empresariales”, comentó María Jesús tras recibir el galardón.

“Muy ambiciosa, llegué hasta donde yo decidí llegar”, continuó relatando la premiada, quien durante toda su vida ha compaginado su trayectoria profesional con su vida personal, pues también es madre de familia numerosa. “Mi camino fue difícil pero no encontré grandes discriminaciones. La mayor discriminación que vi era que tenías que estar cerca de los partidos políticos para conseguir las cosas”, arguyó. “El reconocimiento de hoy será mi mayor estímulo para que mi capacidad esté al servicio de que la mujer no eluda su compromiso con la tecnología. Dominándola, les comportará enormes satisfacciones porque la Ingeniería de Telecomunicación es la profesión más noble para ponerla al servicio de la humanidad”, agregó la premiada.

María Jesús Prieto-Laffargue también afirmó que “La vida es, ante todo, intimidad, pero el repertorio de vivencias que suceden en ella depende del espacio social en el que se desarrollan. Yo, nacida en Salamanca y de familia de juristas, viví un tiempo pleno de oportunidades. Ya a la mujer nadie le cuestionaba el alma, España progresaba y también era un tiempo de disrupciones tecnológicas e incertidumbres políticas. Europa y España se dirigían a un horizonte de luz. Vi que las ingenierías eran el instrumento más preciado y no dudé: quebré la tradición familiar y me vine a Madrid a estudiar Ingeniería de Telecomunicaciones”.

EL acto fue clausurado por Nadia Calviño, ministra de Asuntos Económicas y Transformación Digital, que aprovechó la ocasión para remarcar el trabajo desarrollado por la ganadora, tanto a nivel nacional como internacional. “Es una gran profesional que ha roto estereotipos, y es este tipo de personas las que nos hacen falta, sobre todo en ámbitos donde las mujeres no estamos tan representadas”. Además, la ministra incidió en la prioridad que debe suponer para la sociedad cerrar la brecha de género: “Si no la cerramos ahora, cuando la crisis está golpeando en los sectores en los que estamos más representadas, no solo estaremos eliminando oportunidades ahora, sino también las del mañana”.

Trayectoria de María Jesús Prieto-Laffargue

María Jesús Prieto-Laffargue, Doctora Honoris Causa por la Universidad de Lérida, tiene un gran expediente profesional detrás: su primer puesto de trabajo fue en Telefónica, en 1970. Más tarde, en 1986, sería nombrada Gerente de Telefónica Sistemas SA; en 1990 estudió Administración de Empresas en la Universidad de Navarra, título que completó en 1996 al diplomarse en Finanzas por la misma Universidad. En 1996 fue nombrada presidenta-directora general del Instituto Nacional de Meteorología, siendo la primera mujer en ocupar dicho cargo. En el año 2000 fue elegida presidenta del Instituto de Ingeniería de España.

A nivel internacional, en 2007 alcanzó la presidencia de la Organización Mundial de la Ingeniería (WFEO), siendo la primera mujer en alcanzar este cargo. Prieto-Laffargue también formó parte del Consejo de Gobierno del Centro de Cooperación Internacional SUR-SUR de la UNESCO de 2009 a 2014.

Menciones especiales

Durante la gala también se dieron a conocer las menciones especiales que desde el COIT realizan, tanto a entidades privadas y públicas como educativas, en reconocimiento a las iniciativas que promueven de cara a divulgar y fortalecer la presencia de la mujer en el sector de las Telecomunicaciones.

El programa ‘Power to Code’ recibió la mención especial Institución Pública Pionera_IT por ser los embajadores de Technovatios en España. Esta entidad, sin ánimo de lucro, se centra en la educación tecnológica. Con su programa Technovation Girls fomenta las vocaciones científicas, tecnológicas, de ingeniería y matemáticas en niñas y jóvenes, motivándolas para que se conviertan en emprendedoras y líderes en el ámbito tecnológico.

Veronika Galíndez, presidenta de la Asociación Power to Code, recogió el premio y afirmó que “este reconocimiento nos impulsa en el esfuerzo para conseguir un mayor impacto. Es una alegría que, desde nuestros inicios, el COIT haya participado en nuestros dos programas”. Asimismo, agradeció el premio a los voluntarios que hacen posible sus iniciativas. “Potenciar el aprendizaje tecnológico a las niñas y el manejo de la inteligencia artificial es nuestro objetivo, así como empequeñecer la brecha de género para construir un mundo mejor y más igualitario entre todos”, concluyó.

La mención especial Institución Privada Pionera_IT fue para ASTI TechGroup por la iniciativa promovida por parte de su Fundación y denominada Stem Talent Girl. Este proyecto fomenta las vocaciones científicas y tecnológicas en niñas y adolescentes mentorizadas por mujeres que desarrollan su actividad profesional en el ámbito STEM.

El premio lo recogió Henar Rebollo Vega, responsable de Programa-Fundación ASTI Tecnología y Talento. “Vamos por la quinta edición de este programa que, desde sus inicios, ha conseguido llegar a más de 4.500 alumnas, tenemos 12 sedes en España y este año estrenaremos una sede virtual para niñas de Latinoamérica. Más de 400 mujeres, muchas de ellas colegiadas en el COIT, forman la comunidad STEM e inspiran a las chicas”, dijo durante la recepción del galardón.

La Universidad de Sevilla fue la galardonada con la mención especial Institución Educativa Pionera_IT, por la elaboración de ‘Científicas: pasado, presente y futuro’. Esta iniciativa consiste en una actividad lúdico-divulgativa en forma de teatro dirigida a público escolar de entre 8 y 14 años en la que se visibiliza el papel de la mujer en la ciencia y la tecnología, acercando a los alumnos las vidas y logros de cinco mujeres científicas.

Carmen Romero Ternero, profesora titular de la Universidad de Sevilla y vicepresidenta de la Asociación P5C para la visibilidad de la mujer en la ciencia, la ingeniería y la tecnología, habló del día a día de esta actividad ahora premiada durante la recogida de la mención: “Vivimos con mucha intensidad esta actividad, y cuando vemos la cara de los niños durante la representación nos damos cuenta de que merece la pena todo el esfuerzo. Tienen que ver que existe la ciencia, y que tanto niños como niñas se pueden dedicar a ella, independientemente de su género”, finalizó.