16.gif - 8568 Bytes
barran2.gif - 1537 Bytes

Los orígenes

En aquella época eran jóvenes, felices y confiados. Representaban a aquellos telecos formados durante los primeros años de la década de los setenta, habían aprendido electrónica digital, algunos todavía estudiaron las válvulas de vacío y los más aventajados tomaron contacto con los microprocesadores. Eran telecos puros, ingenieros para la I+D, casi filósofos.

Unos vivieron la muerte de Franco en la Universidad y otros acababan de terminar la carrera. A todos les gustaba Madrid y con Madrid tenían una extraña relación de amor y odio. No tenían más remedio que trabajar en Madrid ya que ahí estaban casi todas las ofertas de trabajo. La idea de trabajar en Barcelona no era para ellos una opción, y sin embargo añoraban una vida más tranquila, algo así como la marcha al campo fuera del mundanal ruido, la posibilidad de tener una pareja estable, compartir una vida y tener hijos en un ambiente más natural que el bullicioso Madrid de aquellos tiempos. Eran los felices setenta, quizá el tiempo de la historia de España donde todo era posible, donde la utopía parecía convertirse en realidad. Mis paisanos sorianos supieron expresar en una pintada en la ciudad del Duero el estado de ánimo imperante en aquellos momentos: Queremos el mar y el orfeón donostierra.

La oportunidad

La oportunidad vino de la mano de Telefónica y de SECOINSA en 1978. Telefónica había sido pionera en el mundo en el desarrollo de una tecnología de conmutación de paquetes y había creado una red: La Red Especial de Transmisión de Datos (RETD). Para el desarrollo de la Red utilizaba ordenadores convencionales y quería desarrollar, con el conocimiento obtenido de su propia experiencia, un producto propio y tecnológicamente líder y para ello subcontrató con SECOINSA que era una iniciativa empresarial pública para el desarrollo de las Tecnologías de la Información en España, la realización de la máquina y del software básico. La aplicación, es decir, los procedimientos de red los diseñaría la propia Telefónica.

El nombre del proyecto se denominó TESYS, que era un acrónimo de las empresas que lo desarrollaron: TElefónica, SEcoinsa Y Sitre. (Sitre se encargaría del desarrollo de la mecánica y las fuentes de alimentación). El sistema TESYS significó durante la década de los ochenta una de las referencias más importantes de la tecnología española en Tecnologías de la Información en el mundo. Permitió formar a un número importante de profesionales, crear la mayor concentración de ingenieros en España en grupos de I+D y sobre todo, ser un excelente negocio para las empresas suministradoras (Secoinsa y Sitre inicialmente a las que posteriormente se unieron Fujitsu España (que había comprado a Secoinsa) y Amper Datos) durante casi una década. Telefónica estaría a la cabeza de esa tecnología durante la década de los ochenta.

Málaga

La historia de Málaga en los últimos 250 años es una historia de gente que ha venido a Málaga a trabajar y se ha quedado a vivir y una vez aquí se han convertido en malagueños. Irlandeses, alemanes, ingleses, franceses, holandeses y españoles de todas las regiones, destacando a los cameranos, vinieron a Málaga a finales del siglo XVIII a comerciar con América y posteriormente desarrollaron una gran industria durante el siglo XIX de forma que hacia 1862 Málaga era la segunda provincia más industrializada de España por detrás de Barcelona y durante el siglo XX con el desarrollo turístico de la Costa del Sol, continuaba la llegada de extranjeros a Málaga. Actualmente hay más de 100.000 casas y apartamentos propiedad de extranjeros y existen numerosos colegios internacionales con formación en inglés, francés, alemán, sueco y finlandés.

Málaga ha sido, en palabras de Vicente Aleixandre, la ciudad del Paraíso para todos ellos aunque cuando ese grupo de jóvenes telecos llegó a Málaga durante 1978 para desarrollar el hardware de las centrales, Tesys llovía desesperadamente y más de uno pensó que se había equivocado de ciudad y regresó a Madrid. La mayoría siguiendo la tradición histórica, se convirtieron en malagueños, sus hijos nacieron en Málaga y tuvieron la oportunidad de desarrollar una intensa vida profesional no exenta de fuertes emociones.

El grupo de I+D de Fujitsu en Málaga

A aquel pequeño grupo inicial que llegó a Málaga a finales de los setenta para desarrollar la máquina del sistema Tesys se fueron incorporando durante los años siguientes más telecos. Casi todos vinieron de la escuela de Madrid, alguno de la de Barcelona, y poco a poco fueron creando uno de los grupos de Investigación y Desarrollo (I+D) más importantes del país y al final de la década de los ochenta fueron cerca de 130 personas.

Casi todo lo aprendieron por ellos mismos, competían con las últimas tecnologías de la información y fueron pioneros en muchos productos en España. El desarrollo del Tesys les permitió adquirir experiencia para construir ordenadores, redes locales, protocolos de comunicaciones y chips de varios cientos de miles de transistores y todo ello representaba el estado del arte de aquellos momentos.

La llegada a Málaga no fue fácil, alguno de ellos comentaba que habían pasado de trabajar en primera división para pasar a jugar en tercera. Los orígenes en Málaga tienen que ver con la más pura tradición californiana de algunas de las empresas del Silicon Valley que comenzaron sus negocios en un garaje. Aquello no era un garaje sino una nave industrial situada en un horrendo polígono industrial típico de los que se realizaban en la década de los sesenta.

Pero a partir de ahí todo fue a mejor. Secoinsa estaba construyendo una excelente fábrica en el Polígono del Guadalhorce y allí se trasladaron a los pocos meses. El grupo de I+D convivió con la fábrica en el mismo edificio durante 10 años y de esta convivencia extrajeron excelentes resultados. Aprendieron a conocer la distancia existente entre diseñar un prototipo y conseguir su fabricación en serie y de estas enseñanzas consiguieron que Secoinsa pudiera sacar excelentes beneficios de los productos que ellos desarrollaron.

A mitad de la década de los ochenta Fujitsu tomó el control de Secoinsa y pasaron a integrarse en los procedimientos de una multinacional. Pudieron sentir en sus propias carnes lo que supuso competir en los emergentes mercados globalizados y pasar en apenas tres o cuatro años, de creerse los amos del universo tecnológico, a quedarse sin trabajo.

La Escuela de Telecos

Muchos de ellos alternaron sus investigaciones en Fujitsu con la docencia universitaria en la llamada Escuela Universitaria Politécnica que sería el primer germen de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Telecomunicación. Junto con ellos vino gente de Madrid y Barcelona y así se creó la Escuela de telecos de Málaga. De todo esto apenas hace doce años.

Desde los orígenes, la calidad de la enseñanza fue una de las máximas de la escuela y los frutos no se hicieron esperar. Los telecos de Málaga ganaban premios y eran cotizados para trabajar en las mejores empresas europeas.

p491.jpg - 9166 Bytes

Los pasados días la Escuela de Teleco ha recibido la medalla de oro del Ateneo de Málaga como reconocimiento a la calidad de la enseñanza y su participación activa en el desarrollo económico local.

El Parque Tecnológico de Andalucía

El éxito del desarrollo del Silicon Valley en California durante las décadas de los sesenta y los setenta donde se crearon más de 200.000 nuevos puestos de trabajo alrededor de las tecnologías de la información, hizo que éste quisiera ser replicado en otras partes del mundo. El fenómeno de reproducción de otros silicons valley dió origen a la existencia de los parques tecnológicos. En España con el cambio político a finales de los setenta y con la creación de las Autonomías dió lugar a que estas intentaran imitar el fenómeno californiano y así se crearon los parques tecnológicos españoles. Los catalanes fueron los primeros en hablar del Silicon Valles y los madrileños imitaron el proceso con el parque de Tres Cantos, aunque fueron los vascos los primeros que crearon en 1985 el parque de Zamudio. Galicia, Castilla y León, Asturias, Valencia y Andalucía siguieron estos ejemplos y crearon sus parques tecnológicos.

La Junta de Andalucía encargó en 1985 un estudio a la consultora japonesa Technova para analizar la viabilidad de un Parque Tecnológico en Andalucía. Los resultados de ese estudio determinaron que era la Costa del Sol el lugar idóneo para su ubicación. A finales de 1988 se firma un acuerdo entre la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Málaga para su construcción y el 9 de diciembre de 1992 se inaugura el Parque.

El Parque Tecnológico de Andalucía (PTA) es el más grande de los parques españoles. Tiene 186 Has y está situado a las afueras de la ciudad de Málaga, próximo al Aeropuerto y a la Universidad y además es un Parque desarrollado por los Telecos. En él esta la Sede Mundial de la Asociación Internacional de Parques Tecnológicos (IASP) que agrupa a 200 parques de 51 países diferentes.

Fueron los miembros de ese grupo de I+D de Fujitsu los protagonistas fundamentales del desarrollo del PTA y los que han provocado su crecimiento. Los Telecos de ese grupo han dirigido el PTA, han creado y dirigido empresas como CETECOM e Ingenia y sobre todo, fueron capaces de dar una marca y un prestigio con sus éxitos profesionales al proyecto. Cambiaron sus batas blancas por los trajes, los osciloscopios y analizadores lógicos por los balances y las cuentas de resultados y a mi me parece que en ese nuevo estadio de la gestión empresarial también aprendieron un poco mejor, fruto de las dificultades empresariales, aquello de las corrientes de los electrones y de los huecos.

En estos ocho años de desarrollo del PTA, tras los éxitos de Ingenia y Cetecom (que sólo entre estas dos empresas hay más de 250 ingenieros y técnicos trabajando en ellas), se está produciendo la incorporación a la gestión de las empresas del PTA de una nueva generación de Telecos ya provenientes de las primeras generaciones de la escuela de Telecos de Málaga. Así este año se han incorporado al recinto para desarrollar grupos de I+D dos excelentes multinacionales como son Nokia y Aló y sus responsables de estos grupos son Telecos malagueños.

Y en estos momentos, la Universidad de Málaga y la escuela de Telecos en particular son los mejores instrumentos en la captación de empresas de telecos en el PTA. Nokia, Retevisión, Nortel y Airtel entre otras colaboran decididamente con los telecos malagueños.

El PTA afronta su futuro con optimismo. En estos momentos cerca de 200 empresas e instituciones se encuentran ubicadas en el recinto, donde trabajan alrededor de 3000 personas, de ellas, la mitad con titulación universitaria, con una facturación esperada en este año 2000 de 50.000 millones de pesetas y con un crecimiento importante, en estos momentos se está en fase de construcción de 23 nuevos edificios que representa doblar a los existentes. Como no podía ser de otra manera la actividad dominante son las telecomunicaciones y tecnologías como el UMTS o Bluetooth se están desarrollando en el PTA.

El PTA es, sin lugar a dudas, el recinto "más teleco" de todo el país y su desarrollo es visto con admiración también por la prensa extranjera que mira a este lugar como la expresión más clara de la España moderna. Bastan dos ejemplos para entender este proceso, la televisión suiza en francés dedicó tres minutos en el telediario de máxima audiencia dos días antes de las elecciones generales del pasado mes de marzo al PTA para glosar la España moderna y cuatro días más tarde el suplemento económico del Le Figaro también para glosar el triunfo de Aznar en las elecciones no dudó en titular "la España que gana: Un Silicon Valley en Andalucía" en un artículo donde el protagonista era el PTA.

Felipe Romera
Director General del Parque Tecnológico de Andalucía

boton2.gif - 2534 Bytes