El perfil de... Ignacio Vidaurrázaga
'Transformé una red corporativa en operador

Mencionar a Ignacio Vidaurrázaga en el sector de las tecnologías de la información es traer a la memoria una biografía cargada de actuaciones profesionales de alto voltaje. Creador, diseñador de más de una red desde los inicios, hoy vuelve a estar al frente de una más de las que inicialmente salieron de sus manos

Vidaurrázaga estudió Ciencias Económicas, Informática y Derecho, lo que ha conferido a su perfil profesional una gran variedad de facetas. A lo largo de su vida profesional, ha pasado muchos años en puestos de responsabilidad, por lo que es difícil resumir en unos pocos los momentos de más impacto. Desde su amplia experiencia en puestos de responsabilidad, con una preparación como pocas, Ignacio Vidaurrázaga ha intervenido en momentos clave del desarrollo de las telecomunicaciones, tanto en España como fuera de ella. Ha dado forma a muchos proyectos de hondo calado y, no contento con esto, continúa liderando proyectos de la mayor relevancia.

Cesar Rico, director de Bit, mantuvo esta distendida conversación, justo al finalizar diciembre de 1999.

Ignacio Vidaurrázaga: Yo empecé trabajando en informática, primero en Altos Hornos de Vizcaya y luego en Tea-Cegos. Al principio estuve siempre con usuarios, o consultores y luego con fabricantes como Bull y Univac. En General Electric trabajé en París, me ocupaba de las ventas en toda Europa de los grandes sistemas cuando la compañía hizo una gran descubierta en el campo de la informática, que luego abandonó.

En 1974 entre en Telefónica. Antes, a través de Sperry Rand-Univac, les habíamos suministrado un ordenador para conmutación de paquetes como el que tenía Iberia para la reserva de plazas en tiempo real. En aquella época no había protocolos desarrollados, así que propusimos, desde Univac, desarrollar un sistema. Telefónica lo quería para atender una petición de Banesto, que pedía un sistema en tiempo real, poniendo cerca de 3000 terminales en todas sus unidades bancarias.

En Univac pensamos que les íbamos a vender un ordenador muy grande, pero el problema era conectarlo, ya que el sistema de terminales punto a punto era muy caro. Así que pensamos en crear una red privada para Banesto, en la que sólo pagara por el uso y abierta a otros usuarios potenciales. Con esto incentivábamos a un cliente con tres mil terminales y se libraba de pagar un sistema punto a punto, al pagar sólo una red de medios compartidos.

Había una lucha entre la conmutación de circuitos y la conmutación de paquetes, por aquél entonces...

Si, y tradicionalmente la conmutación era de voz. Entonces, la única red de conmutación de paquetes era la red Arpa, curiosamente de la que luego ha venido Internet. Era la de las universidades norteamericanas, una red privada para uso interno. Basándonos en esos protocolos, hicimos una red para atender al público y Telefónica, a la que poco antes habían concedido el servicio de transmisión de datos, se lanzó. Fue una idea de Antonio Barrera de Irimo, que previó el futuro.

Con aquella licencia nos metimos en la conmutación de paquetes, sin saber muy bien a dónde íbamos. Desde luego, les vendimos la red y nos lanzamos al agua en una tecnología sin otra experiencia previa que la red Arpa. Hicimos nuestro protocolo, Red Secundaria de Alto Nivel (RSAN). Con Banesto se hizo una experiencia piloto de unos sesenta terminales de IBM y de NCR. Los fabricantes desarrollaron el terminal de acceso, y nosotros teníamos el transporte. Hubo que hacer el protocolo de los terminales de acceso y de interconexión entre IBM y Sperry Univac. El protocolo lo desarrolló Univac como suministrador de un proyecto llave en mano de Telefónica.

Con el paso del tiempo, me llamaron de esta compañía para decirme que no se avanzaba mucho y me pidieron un plan sobre transmisión de datos para desarrollarlo. En el plan que propuse se establecía una unidad de negocio separada, con una parte comercial, otra de desarrollo, otra de operación y demás. Como si fuera una empresa filial, aunque estuviéramos dentro. Y propuse que se llamara División de Teleinformática, pero llegó al Consejo con el nombre mal puesto de informática y así se quedó.

Y yo te diré cómo le llamábamos los proveedores: le llamábamos Telefónica 2, porque funcionaba a su aire.

Uno de los planes que teníamos era que en el año 2000 la transmisión de datos tendría tanto tráfico como la transmisión de voz. Tampoco está tan lejos de la realidad de hoy, aunque entonces no tenía la bola de cristal para adivinar lo que ha sido Internet. Y entonces me dijeron: Ven a ponerlo en marcha. Así que a principios del 74 me puse al frente de esa unidad de negocio. Tuvimos el acierto de focalizarlo hacia los grandes clientes, como Banesto. Cuando vino el protocolo X25 tuvimos que compatibilizar nuestro protocolo con él, mantenerlos en paralelo. Lo siguiente fue hacer nuestro propio conmutador de paquetes. Hasta entonces utilizábamos lo que había allí, no diseñado para conmutar, aunque orientado a tiempo real, así que entre Telefónica, Secoinsa y Sitre (TESYS) nos hicimos cargo de nuestro propio conmutador de paquetes

Un proyecto tan atractivo que hubo ingenieros que se marcharon de sus empresas, atraídos por este trabajo. Puedo constatar que así fue desde Amper.

Sí, y también vino mucha gente de Standard Eléctrica. El proyecto lo vendimos hasta en Canadá, al segundo operador y también en Noruega, Argentina y otros sitios. Fue el primer conmutador específicamente diseñado para hacer conmutación de paquetes.

Por qué no cuajó aquello, por qué murió TESYS?

Todos los temas de desarrollo exigían un personal muy específico, había que trabajar mucho y era difícil conseguir personal. Se subcontrataba vía Secoinsa. Cuando desapareció la unidad de negocio, murió TESYS y el personal se integró en diversos departamentos. Se quiso crear un TESYS B, cambiando el microprocesador y demás, pero nunca vio la luz. Mantener esa unidad de negocio que unía Secoinsa y Sitre, con su propia organización de ventas y demás, fue imposible. Yo planteé que se quedara como una sociedad filial, pero no me dejaron. Sin embargo, con el paso del tiempo, dio lugar finalmente a la creación de Telefónica Data como una continuación de aquello.

En el 84 dejaste Telefónica. No sé si sabes que en una terna para presidente de Amper se propuso tu nombre.

Lo que hice fue montar mi propio negocio de transmisión de datos. Creé una empresa, Loginet, de redes privadas y transmisión de datos, con la idea de establecer una red privada frente a la red pública. Hice la red del BBV, la de la Policía, la del Banco Sabadell y otras. Al crearse Alcatel Data Networks, por la unión de Alcatel y Sprint, Alcatel me compró la empresa y pasé a director general de Alcatel Redes Corporativas. Desde ese cargo, vendí la red de Euskalnet y la de Catalana .

Lo tuyo es vender una red y pasar a gestionarla, por lo que se ve. Además, pasas por Uni2.

En aquel tiempo, se creó un consorcio entre BCH, Santander y Endesa, del que fui director general en el 96. El Santander se marchó del consorcio y se quedaron BCH y Endesa. Y en vez de llegar juntos a la privatización de Retevisión , se separaron y compitieron por el concurso. Se perdió y yo continué con uno de los socios de Opera, que era France Telecom. Me llamaron para el nuevo consorcio, Lince, para la tercera licencia de telefonía fija, hasta que se adjudicó. Y colaboré en el proyecto de privatización de Catalana de Telecomunicacions, en el que trabajé para transformar lo que era una red corporativa en un operador. Ganamos ese concurso. Hoy Catalana es en un 75 por ciento de Uni2 y en un 25 por ciento de la Generalidad, a través de la sociedad Centre de Telecomunicacions de la Generalitat.

Entonces aparece Alpi...

Alpi es el primer operador catalán de telecomunicaciones que da todos los servicios al mercado de empresas y profesionales de Cataluña. Es la marca comercial de Catalana de Telecomunicacions y damos servicio directo e indirecto en Cataluña. Tenemos ya una red de 600 kms de fibra óptica y nos conectaremos a la red de larga distancia de Uni2. También dispondremos de nuestra propia red de conmutación, que establecerá interconexión con Uni2 y con otros operadores. En la actualidad ya tenemos acuerdo de interconexión con Telefónica y Uni2. en el futuro, Alpi dará también acceso internacional a través de la Red Troncal Europea de France Telecom, que dispone de un nodo de acceso en Barcelona. También está previsto que utilice otras vías de acceso, como el bucle local de radio, que complementarán a las redes de área metropolitana de fibra. Tenemos total responsabilidad sobre esta red en Cataluña.

Cómo cuantificas los objetivos de Alpi, las inversiones?

Uno de los objetivos fundamentales de Alpi es invertir en diez años del orden de los 48 mil millones de pesetas y facturar 50.000 millones de pesetas.. De momento, tenemos unos noventa edificios de la Generalidad de Cataluña conectados con fibra óptica. Es un cliente vital para nosotros, que ya nos supone 1.200 millones de facturación. Además, hemos hecho un estudio de geo marketing para verificar los edificios a los que vamos a llegar con fibra. En principio, vamos a ofrecer los mismos servicios que tiene Uni2. Hemos salido al mercado, el 1 de diciembre, partimos de una base de 20 mil clientes de acceso indirecto que tiene Uni2 en Cataluña. Y partimos de una base importante, con un cliente importante que necesita servicios de voz, datos, etc. Dentro del plan estratégico que presentó Uni2 para el concurso, está el encomendar a Alpi determinadas funciones para el mercado empresarial de Cataluña. Por ejemplo, la red de datos. Esta red única será operada desde el centro de gestión, operación y mantenimiento de Alpi desde lo que llamamos sus centros de competencia. Tenemos autonomía operativa para dar servicio a las empresas catalanas.

Y cuál es su futuro?

Iremos ampliando la gama de servicios para disponer de los servicios propios de un operador de telecomunicaciones especializado en empresas y profesionales. Por ejemplo, líneas alquiladas, frame relay, ATM, RDSI Hay que seguir invirtiendo para hacer crecer la red MAN. Nos hemos comprometido a ampliarla en 400 kms. en los próximos 10 años. Y también queremos crear redes específicas para prestar servicios avanzados de telecomunicaciones para la sanidad y la educación en Cataluña.

Estamos seguros de conseguirlo, porque valoramos mucho esta empresa. Ya tenemos experiencia, una red de fibra óptica propia y un equipo estupendo que crece día a día. Además, tenemos el valor añadido de estar establecidos en Cataluña y queremos que esta sea la marca de la casa.

Si Un2 consigue la 4 licencia de telefonía móvil de tercera generación en marzo del 2000cómo afectaría eso a Alpi?

Hay que esperar a que llegue el momento para definir lo que más convenga.

Cómo vives este momento, desde el punto de vista profesional e incluso vital?

Para mi este es un momento de gran ilusión. Estoy reviviendo lo que hice en Telefónica al montar todo el sistema. Es lo que me gusta, cuando surgió este proyecto quise participar en él desde sus comienzos. Al principio, la empresa contaba con 70 personas más o menos y ya somos 130. A finales del 2000 están previstas 312 personas trabajando en Alpi, cifra que está por encima de los presupuestos.

Desde el punto de vista empresarial qué destacarías de esta empresa que estás formando?

Que es una empresa catalana, especializada en dar servicios a las empresas y profesionales de Cataluña. En el ámbito personal, una de las cosas importantes que he creado ha sido el departamento de ingeniería de clientes, para poder dar soluciones llave en mano, adaptadas al cliente, para las medianas y grandes empresas. Basado en mi experiencia, estoy formando este departamento con buenos profesionales, buenos técnicos, a los que se les aporta la visión de las necesidades del cliente. Me es muy útil la experiencia acumulada en este área, y me gusta mucho volver a ello.