BIT 101

Bit recomienda
Sumario
Editorial
Opinión
Display
Gente Bit
Entrevista
Entre nosotros
Guía de servicios
Especial
Rincon Internet
Bit recomienda
Multimedia
Otros
Debates
Manuel Gamella Manuel Gamella
EL VALOR DE UN VASO DE RIOJA VINOS

Salió en la prensa. José Antonio Ortega Lara fue felizmente liberado del zulo en que había estado secuestrado durante 532 interminables días y, tras asegurarse de que quienes inopinadamente se le presentaban (unos guardias civiles y el juez Garzón) eran realmente sus salvadores, pidió lo que más ansiaba en semejante ocasión: ¡un vaso de buen rioja!. ni el más entusiasta propagandista del vino en general y del rioja en particular hubiera podido imaginar un argumento más sensacional para difundir las virtudes liberadoras del espíritu humano representadas por un vaso de vino.

Pero, ¿por qué precisamente rioja?. La verdad es que en este país de nuestros pesares la respuesta parece casi trivial. La experiencia demuestra repetidamente que ante la tesitura de pedir un vino de calidad la primera opción que pasa por las mentes de la inmensa mayoría de nuestros conciudadanos es sencillamente ésa, por más que en gran parte de los casos haya en ello una injusta ignorancia hacia las excelentes alternativas que, como hemos intentado mostrar a lo largo de decenas de artículos en esta sección, nos ofrecen otras muchas comarcas españolas. En la anécdota de Ortega Lara, burgalés pero trabajador en Logroño, puede pensarse sin embargo que la elección haya sido con mayor conocimiento de causa, y ciertamente hay que reconocer que, ignorancias aparte, no faltan razones a su favor.

Empecemos por las razones comerciales, nada desdeñables en una actividad que supones trabajo y creación de riqueza gracias a los mercados nacionales e internacionales (la globalización no sólo afecta a las telecomunicaciones en el mundo de hoy). Veamos las cifras: según el diario económico "Expansión" la distribución porcentual de las ventas de vinos españoles con denominación de origen en 1996 fueron como se ve en la tarta.

El predominio de la denominación de origen Rioja (la única denominación de origen con distinción de Calificada), es notorio, y más del 32% de su mercado correspondió a exportaciones, destacando las ventas a los EEUU, Suiza, Reino Unido, Holanda y el Caribe, y el crecimiento de nuevas demandas, como las del sureste asiático y de China, o de Japón donde el pasado año se consumieron más de ochocientos mil litros de estos vinos.

No siempre la cantidad va unida a la calidad, pero lo cierto es que, como también hemos indicado en estas páginas otras veces, ninguna otra comarca vinícola española reúne un mayor número de buenas marcas. Así pues, Ortega Lara podía cumplir su deseo escogiendo entre distintos tipos de vinos excelentes. En este sentido, la diversidad de los vinos de RIoja deriva, no tanto de sus distintas subzonas (baja, alta y alavesa) y clases de uva (sobre todo tempranillo, junto con garnacha, mazuelo, graciano y viura), cuyos productos se mezclan muchas veces en las bodegas, como de las distintas selecciones y elaboraciones que dan personalidad propia a cada etiqueta.

Centrándonos en los tintos, que constituyen el segmento principal de la producción vinícola riojana, puede observarse un aumento en los últimos años de la variación a partir del tipo que podemos llamar "clásico" desde el establecimiento, bajo influencia francesa, de las primeras bodegas modernas a finales del siglo pasado. Aunque también producen interesantes vinos jóvenes, sobre todo los elaborados por el procedimiento más tradicional ("de cosechero") llamado maceración carbónica (fermentando los racimos enteros), los riojas clásicos son vinos de crianza caracterizados por un acidez apreciable, un color y un cuerpo más bien ligeros y un acusado sabor a la madera del roble de las barricas. Como ilustración de esta variedad creciente podemos citar al maestro Pepe Peñín que nos sugiere comparar ejemplos de mayor color y menor gusto a madera (Cune, Monte Real, Contino, Marqués de Cáceres, Montecillo, Marqués de Riscal), de mayor gusto al roble de crianza (Marqués de Murrieta, Viña Ardanza, Remelluri, Beronia), de acidez algo mayor (Viña Pomal, Beronia, Marqués de Murrieta), o algo menor (Faustino, Remondo), o de color menos intenso (Solar de Samaniego, Berceo, Beronia).

Esta misma variedad entre las marcas, unida al hecho de que en nuestro país las diferencias climáticas entre los años resultan menos críticas que en latitudes superiores, relativiza bastante la utilidad de las socorridas tablas de cosechas. De todos modos, teniendo en cuenta que nada menos que un 64% de los riojas con denominación de origen se consumen en hostelería, y que a muchos les gustará quedar bien en el restaurante sabiendo cuáles son las añadas oficialmente recomendadas, no está de más recordar que desde 1980 fueron calificadas como excelentes las de 1982, 1994 y 1995, como muy buenas las de 1981, 1987, 1991 y 1996, y las restantes como buenas, excepto la de 1984 (sólo normal).

Sólo queda solidarizarnos con Ortega Lara eligiendo la botella que queramos abrir para brindar por una liberación que, como la prosa de su antiguo paisano Gonzalo de Berceo, "bien valdrá según creo un vaso de bon vino".

Bit recomienda
Sumario
Editorial
Opinión
Display
Gente Bit
Entrevista
Entre nosotros
Guía de servicios
Especial
Rincon Internet
Qué es
Ejercicio libre
Bit recomienda
Multimedia
Otros
Debates
Juan José Gonzalez Juan José Gonzalez
Montoliu, Teté. JAZZ

N os llega la tristísima noticia del fallecimiento , el pasado 24 de agosto, del mejor músico español de jazz que ha habido hasta la fecha. Conservo la tarjeta que me remitió el año pasado, ya enfermo, agradeciéndome que le hubiese propuesto para Premio Nacional de Música, que luego no le fue concedido.

Pianista ciego, había nacido en Barcelona en 1933. Conociendo bien el jazz más clásico se dedicó principalmente al jazz moderno (bop) y durante décadas tocó con los mejores músicos del mundo de este estilo -él era uno de ellos. Su originalidad mayor, para mi entender, fueron las versiones de jazz que hizo de temas catalanes, o de sabor catalán.

Recomiendo tres de sus últimos discos editados: "Teté en el San Juan", con grupo instrumental, grabado en 1995 en directo, en el Colegio Mayor S. Juan Evangelista de Madrid (sello Nuevos Medios); el titulado "Teté Montoliu en el Teatro Real", editado en 1996 y considerado como mejor disco de jazz español de dicho año, por la revista Cuadernos de Jazz; fue grabado a piano solo, en 1988 (sello RTVE). Contiene una suite con ocho temas de Thelonius Monk, y se completa con otros tres temas, destacando la emocionante balada: "Jo vull que m'acaricis", compuesta por él mismo. En cuanto a los discos que grabó para el sello Steeple Chase uno muy bueno es el CD: "I wanna talk about you", en trío con los grandes: AL Foster (batería) y George Mraz (contrabajo), colaborando en un número el no menos extraordinario Hank Mobley (saxo tenor). La grabación es de 1980 y el CD está editado en 1996. Ya han transcurrido 33 años desde que en 1964 organicé un concierto con el grupo de Tete en el Colegio Mayor de Nebrija de Madrid. ¡Qué nostalgia amigos!. Descanse en paz nuestro genio Vicente Montoliú y Massana..

Sumario
Editorial
Opinión
Display
Gente Bit
Entrevista
Entre nosotros
Guía de servicios
Especial
Rincon Internet
Qué es
Ejercicio libre
Bit recomienda
Debates
Música POP
Bernardo G. Palacios Bernardo G. Palacios
  LIBROS
EL LIBRO DE BIT

Adams, Scott. El principio de DILBERT
Ediciones Juan Granica S.A.
ISBN 84-7577-506-3 Barcelona 1997. 338 pag.

Como expiación por haber recomendado en el numero anterior de BIT un manual de UNIX, vamos a pasarlos al otro extremo y aquí tenemos al ingeniero Dilbert provocando nuestra hilaridad con sus reflexiones sobre nuestra vida profesional.

Poco más de trescientas paginas para leer a pequeños sorbos y cuando nos encontremos especialmente deprimidos por haber constatado por enésima vez la casi infabilidad del Principio de Dilbert, "Los trabajadores más ineficientes son trasladados sistemáticamente allí donde pueden causar menos daño : La Dirección de la empresa".

Maravilloso el capitulo 14, dedicado a Ingenieros, científicos, programadores y otros bichos raros.

Antes y después de leer el libro os recomendamos repasar el articulo "El mito de la dedicación plena a la empresa" de Manuel Gamella (Bit - 104, pag 8-9).

Redes de Alta Velocidad.
García Tomás, J., Ferrando Girón,S y Piattini, M.
RA-MA ISBN 84-7897-244-7 Madrid 1997. 270 pag.

Redes para Proceso Distribuido.
García Tomás, J., Ferrando Girón,S y Piattini, M
RA-MA ISBN 84-7897-241-2 Madrid 1996. 718 pag

Escribir libros, que recopilen información y la presenten adecuadamente, descubriendo al lector los puntos esenciales que deben tenerse en cuenta no es tarea fácil. Tener una manera de escribir ágil y saber encontrar el enfoque adecuado , la anécdota pertinente y el ejemplo clarificador son las herramientas imprescindibles de escritor de libros técnicos. Son contados y cotizados los elegidos. ¡ Cuanto hemos aprendido con los Asimov, Russell, Sagan o Harris. Y en el campo especifico de las redes de ordenadores no podemos olvidar el extraordinario Computers Networks de A.S.Tanenbaum o el Internetworking with TCP/IP de Comer, ya necesitado de una puesta al día.

La primera edición de Redes para Proceso Distribuido es una obra amplia y laboriosa que, a lo largo de setecientas paginas, agrupadas en veintiséis capítulos y nueve partes, presenta los mecanismos mas avanzados para la realización de transferencias de información entre sistemas.

Partiendo de las características de las redes de área local, se continua por los organismos, recomendaciones y estándares existentes, las arquitecturas, protocolos, procedimientos de interconexión y gestión

El libro alcanza su máximo rigor y claridad expositiva en los capítulos dedicados a la evaluación del rendimiento y tiempo de transferencia en las redes.

Encuentro especialmente acertada la exposición sobre el mecanismo para evitar bucles en redes construidas con puentes ( bridges ), que es conocido como spanning-tree ( pag. 375 ). Así como la utilización de ejemplos con la visión del usuario ( FTP, pag. 315 ) que son excelentes pero escasos.

Desde mi punto de vista debe mejorarse los capítulos correspondientes a los protocolos de establecimiento de rutas centrándose en los más utilizados, evitando los obsoletos y las largas listas de características, más propias de folletos de propaganda que de un libro como el que nos ocupa ( OSPF, pag 405 ). El capitulo 20 dedicado a la interconexión de sistemas heterogéneos dedica solo dos paginas a lo que de hecho consume un alto porcentaje de tiempo en nuestra vida profesional, hacer convivir redes de diferentes fabricantes, tecnologías y grados de inteligencia.

Como podéis apreciar, pocas "pegas" y muchos aciertos en las setecientas paginas

Los libros de Jesús García y sus compañeros empiezan a darnos alegrías, esperamos que las próximas ediciones confirmen nuestras expectativas y acaben convirtiéndose en obligada referencia..